Descripción del proyecto

Oportunidades de Negocio

En el desarrollo de productos, de nuevos mercados o mayor penetración en ellos,  la diversificación, se encuentran los principales retos para encontrar nuevas oportunidades empresariales.

Tanto para un emprendedor que pretenda iniciar un proyecto empresarial, como para una empresa que está en funcionamiento, la posibilidad de encontrar nuevas oportunidades de negocio suele ser el detonante para ponerse manos a la obra en su desarrollo. Esas nuevas oportunidades pueden surgir en cualquier lugar o cualquier momento pero también se pueden buscar.

En el caso de las empresas que ya poseen una implantación en un mercado, éstas pueden poner en práctica ciertas estrategias encaminadas a la búsqueda de esas nuevas oportunidades.

Ideas de Negocio

En una coyuntura económica adversa, más gente se convierte en emprendedora por necesidad. En las escuelas de negocios donde se forman los futuros empresarios lo tienen claro: las épocas de crisis también son tiempos de oportunidades.

Preguntarnos ¿cuáles serán los negocios con más probabilidades de triunfo durante los próximos años?, ¿Qué mercados y nichos son clave de futuro?  es un ejercicio necesario. “Ahora es un buen momento para emprender un negocio” Y muchas de las empresas creadas en estos tiempos de crisis serán los negocios que van a marcar la próxima década.

Descubrir Oportunidades de Negocio

  • Fuentes de ideas

Todo proyecto de creación de una nueva empresa nace en torno a una idea. Una idea más o menos precisa, cuantificada o intuitiva, ya sea de un producto, un servicio o nuevas formas  de elaborar un producto o de brindar un servicio.

  • Observar los cambios (Sociedad, Productos, Necesidades)

Observar cambios que se producen en el entorno empresarial, económico y social. De un modo sistemático, organizado y riguroso, no basada en la pura intuición, sino en datos objetivos y validados por el contacto directo.

Puede ser una mejor oportunidad de negocio una idea modesta, surgida de la observación social, que un aparentemente brillante invento técnico, además, la primera opción es mucho menos arriesgada que la segunda.

El emprendedor no es un jugador de ruleta, sino que asume riesgos moderados.

Evaluación de la Idea

De un modo inverso, evaluamos partiendo  de  errores comunes que debemos evitar:

  • Un conocimiento inadecuado del mercado
  • Un acabado del producto inadecuado
  • Un esfuerzo ineficaz en marketing y en ventas
  • Una falta de previsión acerca de la reacción de la competencia.
  • Una obsolescencia rápida del producto
  • Una previsión inadecuada del momento más oportuno
  • Una capitalización inadecuada